El veganismo desde una perspectiva nihilista y anti-civilización y otros textos

«Este texto apunta a la desestabilización del término veganismo a través de la moral social, incluso cadenas políticas y se enfoca en la cuestión de que si no se alinea con una totalmente hostil conciencia hacia lo existente, entonces no deja de ser otro engaño o ilusión. Es decir, si las personas que utilicen esta herramienta han hecho de ella otra moral o no se planteen algunos riesgos con actos de ataque, esto puede tomar muchas formas, no sólo físicos, o interrupción caótica, entonces sigue siendo barro dentro de la ciénaga de donde vino».


«¿Qué es veganismo? ¿Otra moralidad? ¿Otra alternativa a la sociedad? ¿Otro lago pantanoso dentro del mar infinito de la abominación de lo existente? La mayoría de sus aspectos son moralistas y antropocentristas. De esta parte, ni siquiera los anarquistas se pueden escapar. El veganismo como una forma pasiva de “lucha” negligente, olvida tener en cuenta muchas cosas, desde mi punto de vista. Ahora alguien podría decirme que soy exactamente lo mismo que critica el veganismo, pero no; mi inicio es completamente diferente. En lugar de una forma de lucha me gustaría precisar que es una forma de abstinencia de una de las ruedas de la civilización y el capitalismo con sus problemáticas en la realidad actual … una lucha del humano civilizado hacia otro tema sobre la explotación, podría ser, de hecho, estéril como muchas otras luchas. Una victimización. Por otra parte, considerada o vista como una opción individualista de la abstinencia consciente, como también negación de parte de lo existente que ve a los compañeros como materia prima, es ahí cuando se convierte en una opción dinámica. Dentro del sistema del capitalismo yo niego la decadencia que emana de las cárceles y la tiranía de la vida de los animales no-humanos.

Por lo tanto, para mí es una forma de abstinencia y anti-necrosis de mi Ego de la pena de prisión, la comercialización y la banalización de la vida no humana desde la interminable e infinita noción de la civilización. No lo veo como “embargo” a la industria de la carne, lo cual no tendría ningún significado para mí, porque después se encontrarían, otros enredos en las ruedas de otra industria. Estos no tienen ningún significado para mí de todos modos, ya que los aspectos económicos son parte de este sistema y no tienen nada que ofrecerme. Quiero destruir la economía no usarla políticamente. No como una opción de “bueno” o “malo”, ya que yo no reconozco ningún tipo de normalidad moral que provenga de las estructuras sociales o culturales, ni me preocupo por la moralidad en absoluto».

tigre-3540Click en la imagen para descargar

Continue reading

De la servidumbre moderna y otros textos | Jean-François Brient

«La servidumbre moderna es una esclavitud voluntaria, consentida por la muchedumbre de esclavos que se arrastran por la faz de la tierra. Ellos mismos compran las mercancías que los esclavizan cada vez más. Ellos mismos procuran un trabajo cada vez más alienante que se les otorga si demuestran estar suficientemente amansados. Ellos mismos eligen los amos a quienes deberán servir. Para que esta tragedia absurda pueda tener lugar, ha sido necesario despojar a esa clase de la conciencia de su explotación y de su alienación. He ahí la extraña modernidad de nuestra época. Al igual que los esclavos de la antigüedad, que los siervos de la Edad Media y que los obreros de las primeras revoluciones industriales, estamos hoy en día frente a una clase totalmente esclavizada, solo que no lo sabe o más bien, no lo quiere saber. Ellos ignoran la rebelión, que debería ser la única reacción legitima de los explotados. Aceptan sin discutir la vida lamentable que se planeó para ellos. La renuncia y la resignación son la fuente de su desgracia.

He ahí la pesadilla de los esclavos modernos que no aspiran sino a ser llevados por la danza macabra del sistema de la alienación».  

globalelite31_14Click en la imagen para descargar

Continue reading

Tiqqun, un llamamiento | resplandores

«Nada le hace falta al triunfo de la civilización. Ni el terror político ni la miseria afectiva. Ni la esterilidad universal. El desierto no puede crecer más: está por todas partes. Pero aún puede profundizarse. Ante la evidencia de la catástrofe, están los que se indignan y los que toman acto, los que denuncian y los que se organizan. Nosotros estamos del lado de los que se organizan. Que un régimen social agonizante no tenga ya otra justificación para su arbitrariedad que su absurda determinación —su determinación senil— a simplemente durar; que la policía, mundial o nacional, haya recibido un pleno uso para poner en su lugar a los que se salgan de la raya; que la civilización, herida en su corazón, no encuentre ya en ninguna parte, en la guerra permanente a la que se ha lanzado, otra cosa que sus propios límites; que esta fuga hacia adelante, ya casi centenaria, no produzca ya sino una serie ininterrumpida de desastres cada vez más próximos; que la masa humana se acomode a golpe de mentiras, de cinismo, de embrutecimiento o de pastillas a este orden de las cosas, nadie puede pretender ignorarlo.

Y el deporte que consiste en describir interminablemente, con una complacencia variable, el desastre presente, es sólo otro modo de decir: “Es así”; el premio a la infamia le corresponde a los periodistas, a todos aquellos que, cada mañana, hacen como si descubrieran nuevamente las inmundicias que constataron el día anterior». 

TiqqunClick en la imagen para descargar

Continue reading

«La secta del perro»; los primeros antisistema

Nuestra edición a diferencia del que podéis descargar, contiene más artículos relacionados con Diógenes de Sinope, Nietzsche, Hiparquía junto a Crates, finalizando con una breve reflexión, sobre la anulación total, la civilización y sus costumbres y morales sociales. 


«Disciplinadas, organizadas en comunidad, ejemplarmente laboriosas, las abejas son para algunos pensadores griegos un paradigma de civilidad. En el otro extremo, sin embargo, está el perro, pese a que no es una fiera salvaje, sino un compañero fiel del hombre, doméstico y domesticado. Pero el perro es muy poco gregario, es insolidario con los suyos, y está dispuesto a traicionar a la especie canina y pasarse del lado de los humanos, si con ello obtiene ganancias; es agresivo y fiero, o fiel y cariñoso, según sus relaciones individuales. Vive junto a los hombres, pero mantiene sus hábitos naturales con total impudor. Es natural como son los animales, aunque convive en un espacio humanizado. Participa de la civilización, pero desde el margen de su propia condición de bruto. Uno diría que comparte con el esclavo —según la versión aristotélica— la capacidad de captar algo de la razón, del lógos, en el sentido de que sabe obedecer las órdenes de su amo, pero no mucho más. Es sufrido, paciente, fiero con los extraños, y se acostumbra a vivir junto a los humanos, aceptando lo que le echen para comer. Es familiar y hasta urbano, pero no se oculta para hacer sus necesidades ni para sus tratos sexuales, roba las carnes de los altares y se mea en las estatuas de los dioses, sin miramientos. No pretende honores ni tiene ambiciones.

Diógenes de Sínope es la figura más emblemática de este movimiento. Fue el primero en recibir el apelativo de perro y del que más leyendas se cuentan. Quienes comenzaron a apodar a Diógenes de Sinope «el Perro» tenían muy probablemente intención de insultarle con un epíteto tradicionalmente despectivo. Pero el paradójico Diógenes halló muy ajustado el calificativo y se enorgulleció de él. Había hecho de la desvergüenza uno de sus distintivos y el emblema del perro le debió de parecer pintiparado para expresión de su conducta.

Llamados “Cínicos”, este movimiento intelectual negaba los valores de la civilización; actuaban frente a las normas y convenciones; renegaban del consumo y la esclavitud de las cosas superfluas; Reivindicaban la libertad auténtica frente a cualquier institución familiar, social o moral y todo ello lo realizaban a la antigua usanza, desde una actitud activa que incluía sátiras, críticas, humor corrosivo y un comportamiento desvergonzado hasta el límite de lo grosero, incluso traspasándolo en algunas ocasiones. Una forma de vida al margen de convencionalismos pero en contacto continuo con los “ciudadanos” para convertirse en espejo de las hipocresías y contradicciones de los que viven en un sin vivir sometidos a las normas de la sociedad».

Páginas: 113
PVP: 7,50€

lasectadelperro_finportadaClick en la imagen para descargar

Continue reading

Celebrando el ocaso social

«No poseed nada. Porque ellos lo poseen todo, ellos le han asignado un precio a todo. No poseed tierra, este planeta no es vuestro hogar. ¿Y los animales libres? ¿Y las plantas, ríos, árboles y raíces, de los cuales me puedo alimentar?¿Dónde están? Ellos los han domesticado, ellos los han encerrado, ellos los han exterminado. Ellos se han adueñado de ellos, ellos les han asignado un precio. Cualquier rincón del planeta ya tiene dueño, todo ya posee un precio. No poseed nada, no os asemejéis a ellos. Si tenéis que venderos para poder existir, y de otra manera está prohibido sobrevivir, éste no es vuestro hogar. Si os han convertido en una mercancía, si vuestra vida ya no es vuestra, si le han asignado un precio a vuestro tiempo, despreciad la Era moderna, porque no es vuestro hogar. Si necesitáis comprar para poder existir, si la mayoría de vuestro tiempo tenéis que venderos para poder… ¿vivir?, atacad todo lo que os rodea, porque no es ni será vuestro hogar. Todo ya es una mercancía, todo ya tiene un precio. Entonces ¿a dónde os podéis ir?, ¿en dónde podéis existir? Si como mercancía no os deseáis concebir, si mercancías no deseáis adquirir.¿Acaso es que tengo que tenéis que dejar de existir? … No …

Si desconocéis la propiedad y la autoridad. Si no queréis ser de nadie más que de vosotros mismos; si no sois de dios, ni de la familia, ni de la patria, ni del estado, ni del pueblo, ni de la sociedad, ni de la humanidad, si sois vosotros mismos y por vuestra causa es lo único por lo que existís… No tenéis que pedir permiso. Tomad lo que necesitáis».

12039219_416170378580953_6808417904618294487_nClick en la imagen para descargar

Continue reading

El barco de los locos | Ted kaczynski

«El capitán y sus oficiales habían estado observando toda la escena, y a una señal del capitán, el tercer oficial volvió a bajar a cubierta, y mezclándose entre los pasajeros, dijo: Todavía quedaban muchos problemas en el barco, hemos logrado importantes avances. Pero aún siguen siendo duras las condiciones de trabajo para los marineros, el mejicano no gana todavía igual que los anglosajones, las mujeres aún no tienen las mismas mantas que los hombres, el derecho a poder organizar partidas de dados los sábados es, ciertamente, una pobre compensación por el robo de las tierras a sus antepasados, es injusto que el contramaestre deba chupar las pollas en el armario y que el perro se siga llevando patadas de vez en cuando. Creo que hay que presionar un poco más al capitán. Sería de gran ayuda si hicierais otra protesta, siempre que ésta no sea violenta.

Mientras el tercer oficial volvía al puesto, todos le insultaban pero, al final, hicieron lo que éste propuso.

El capitán, una vez escuchadas sus quejas, se reunió con sus mandos en conferencia, durante la cual se guiñaron el ojo y sonrieron abiertamente; entonces se fue hacia la barandilla del castillo de popa y anunció que a los marineros le darían guantes para mantener las manos calentitas, el mejicano recibirla tres cuartas partes del salario de los anglosajones, a las mujeres se les entregaría otra manta más, al marinero indio le dejarían organizar partidas de dados los sábados y domingos y al contramaestre le dejarían chupar pollas en público a partir de¡ anochecer y nadie podría darle patadas al perro sin un permiso especial del capitán.

Los pasajeros y la tripulación quedaron extasiados con esta gran victoria revolucionaria, pero a la mañana siguiente, de nuevo se sintieron insatisfechos y comenzaron otra vez a quejarse de lo de siempre».

kacz_024Click en la imagen para descargar

Continue reading

Creatio Ex Nihilo – Quinta edición

«Amas lo que te destruye, destruye pues lo que amas; de igual forma, te abandonará o perecerá . Sin dolor ni sacrificio no tendríamos nada, ¿cuán más alto sacrificio? ¿cuán más alto dolor? – ¿Qué vendrá después? La más alta recompensa; saluda conmigo, da la bienvenida a la soledad, que irrumpe emergente como un rayo incendiario.

Pero, no te equivoques, ella no te devolverá el equilibrio que decidiste ignorar… cuando accediste a tu voluntaria sujeción, cuando decidiste aceptar la condena del amor, tus facultades mentales, masturbándose perdieron el norte. Sin embargo, cuando en armonía te encuentras con ella, rechazarás a tu eterna enemiga Alegría. Nos entregamos a los placeres románticos, aceptamos la condena y saboreamos su gusto amargo con una actitud enérgica, ¿por qué no afrontar la muerte de lo que amamos con la misma pasión? Si ha de morir, ¡que muera!, si has de llorar, ¡rompe en llanto! – Un llanto vivo, emocionado por la ruptura que, ahora te otorgará nuevamente tu Voluntad. Entonces, sólo entonces recibirás la soledad, la tristeza, las lágrimas para superarte, con un nuevo sacrificio, con una nueva entrega, con un nuevo dolor. ¡Inmola todo lo que amas, arde tú con ello! Y renace, renace de las cenizas del caduco de tu Ser, elevándote por encima de tu Unicitidad, abrazando la Muerte de ese ser caduco que dará lugar a una nueva potencia egoísta. El infierno lejos de ser una condena, es una alegría».

PARABLOGClick en la imagen para descargar

Continue reading

Breviario del Caos – Albert Caraco

«Tendemos a la muerte como la flecha al blanco, y no le fallamos jamás, la muerte es nuestra única certeza y siempre sabemos que vamos a morir, no importa cuándo y no importa dónde, no importa la manera. La vida eterna es un sinsentido, la eternidad no es la vida, la muerte es el reposo al que aspiramos, vida y muerte están ligadas, aquellos que demandan otra cosa piden lo imposible y no obtendrán más que humo como su recompensa. Nosotros, quienes no nos contentamos con palabras, consentimos en desaparecer y aprobamos este consentir, no elegimos nacer y nos consideramos afortunados de no sobrevivir en ninguna parte a esta vida, que nos fue impuesta más que dada, vida llena de preocupaciones y de dolores, de alegrías problemáticas o malas. Que un hombre sea feliz, ¿qué prueba esto? La felicidad es un caso particular y nosotros observamos sólo las leyes del género, razonamos a partir de ellas, sobre ellas meditamos y profundizamos, despreciamos a quienquiera que busca el milagro y no estamos ávidos de beatitudes, nuestra evidencia nos basta y nuestra superioridad no se encuentra en otra parte».

PVP: 10€
Páginas: 133

sdadsd

Continue reading

Catecismo revolucionario, el libro maldito de la anarquía

«En noviembre de 1869 un suceso provocó el pánico en Moscú. El cadáver de Iván Ivanovich Ivanov fue encontrado en el fondo de un estanque. Tras el crimen se escondía Sergéi Nechayev, un joven nihilista líder de una aterradora sociedad secreta llamada La Justicia del Pueblo, «el monje cruel de una revolución desesperada —escribió Albert Camus—, cuyo sueño más evidente era fundar la orden asesina que permitiría propagar y hacer triunfar por fin a la divinidad negra a la que había decidido servir». Pero había más: Nechayev no estaba solo. Se hablaba de células terroristas infiltradas en las ciudades más importantes del país y dispuestas a perpetrar asesinatos y atentados. Más tarde, se supo que el misterioso Nechayev no trabaja solo, sino que era un delegado de Mijaíl Bakunin. Todos temblaron ante la «divinidad negra». Bakunin y Nechayev, confiando en la llegada de una revolución aniquiladora e higiénica, firmaron El Catecismo Revolucionario, uno de los textos más polémicos, violentos y odiados de toda la historia, un documento que pronto inspiró a una nueva generación terrorista y que, al mismo tiempo, despertó la alarma entre los servicios policiales y entre la élite política. Poco después se descubrió que Nechayev había traicionado y robado al mismo Bakunin, cuya amistad con el nihilista le valió su expulsión de La Internacional. Dostoievski, a partir de estos acontecimientos, basó su famosa novela Los demonios, donde aparecen los personajes de Nechayev y Bakunin.

Este libro, que además de El Catecismo Revolucionario recoge textos y notas poco conocidas de Dostoievski y reveladoras cartas de Bakunin, narra uno de los episodios más apasionantes y fantásticos del siglo XIX, que sirvió para configurar el terrorismo moderno, las sociedades secretas políticas y las teorías de la conspiración. Esta es la increíble historia de Nechayev, «el primer terrorista» (Camus), una «abrumadora y sin par combinación de fanático, fanfarrón y maleducado» (E. H. Carr), y de la fascinación que este despertó en Bakunin, quien no dudó en calificarlo de héroe, conspirador profesional y creyente sin dios. Y también de Dostoievski, que dedicó buena parte de su vida a luchar contra los nihilistas, a los que calificó de «demonios».

PVP: 10€
Páginas: 168

portada_catecismo_22_12

Continue reading

Sociedades secretas contra el Estado

“Mientras la sociedad se va totalizando, la guerra social es fragmentaria y los propios movimientos de contrapoder están formados por múltiples sociedades. Entre estas sociedades que, cuando se mueven, luchan contra el Estado, se encuentran las sociedades secretas ocultas que destacan en condiciones inestables. Bajo el dominio de la paz social, estas mismas fuerzas antisociales conspiran permanentemente, existen fuera del Estado como una fuerza antagonista de negación insurreccional. 

Por supuesto, muchas sociedades secretas no se encuentran fuera del Estado, ni mucho menos se dirigen contra él. Algunas operan como proto-Estados y se organizan paramilitarmente; otras acumulan capital cultural y fosilizan normas sociales. Para distinguir entre sociedades de activación del Estado, que reproducen los medios de la dominación y las sociedades secretas contra el Estado, empezaremos con una definición genérica de sociedades secretas y después buscaremos el antagonismo en éste libro.”

A4blog_SociedadesSecretas

Continue reading